lunes, 5 de enero de 2015

LA COMIDA COMO OFRENDA EN LA SANTERÍA

Solo traspasando las puertas podremos descubrir lo que se encuentra al otro lado.
Siempre que se atraviesa un umbral aparece algo que sorprende.

 Si la que se cruza es una puerta como la de la izquierda, la sorpresa está asegurada. Es de Trinidad, ciudad mágica y hechicera.

En el ciclo de "Cocina Sagrada" que estamos realizando en la librería Acuario con la luna Llena, el día 8 abordamos la cocina de la Santería Cubana.

 La Santería es el sincretismo entre la religión yoruba de origen africano y el catolicismo.
 La característica más peculiar que tiene esta creencia es la de ofrecer alimentos a los santos, los orishas.
Cada santo tiene sus gustos y sus tabues a la hora de la cocina.
A  Changó, que sincretiza con Santa Bárbara solo le pueden cocinar mujeres y le gustan las comidas picantes.
La comida de Ogún debe ser asada y no cocida.
Las comidas de Obattalá se preparan con manteca de cacao, sin sal, ni pimienta ni vino seco.
A Babalú Ayé le gusta el jengibre, pero no la sal.
A la sensual Oshún le agradan los dulces...

Es algo realmente sorprendente y curioso, así que estoy enfrascada en una investigación de lo más entretenida.

Abordaremos el animismo africano.

La meditación con la Luna Llena en Cáncer será sobre los sentimientos y el amor incondicional. Visualizaremos la manera de enviar amor a aquellos que nos han hecho duelo en nuestra vida, y degustaremos una yuca con especias y un rico arroz con leche con vainilla y canela en honor de Obatalá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada